top
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterToday21
mod_vvisit_counterYesterday896
mod_vvisit_counterThis week917
mod_vvisit_counterLast week3334
mod_vvisit_counterThis month9481
mod_vvisit_counterLast month12598
mod_vvisit_counterAll days275785

We have: 1 guests, 2 bots online
Your IP: : 54.197.111.87
 , 
Today: Octubre 21, 2014

Agenda

Crecemos juntos

Cuando tienes un hijo, una hija, tienes la intensión de que crezca. Antes de que nacieran tenías unas ideas... que una vez nacen se confirman... ¿o no?   ¿Crecemos junto con los hijos e hijas q....

Próximo taller on line

El próximo taller virtual para padres y madres está operativo el día 25 de diciembre de 2011. Este es el lugar indicado, el lugar dónde encontrar la dirección armónica en la relación con tus hi....

Padres y Madres Presencial Moya

Comenzamos nuevamente el taller presencial "Educar Sin Castigar" para padres y madres. Todos los padres quieren a sus hijos. Transmitirlo y educarles es una tarea, de gran responsabilidad. Es por el....

Padres y Madres Presencial Blossom

Nuevamente está en marcha el taller educar sin castigar, el lugar dónde recibes las herramientas de comunicación y relación, y sobre todo apoyo seguro y constante en las dudas que como padre o com....

Encuesta

Una "torta a tiempo" es una victoria
 

“Educad al niño y no tendréis que castigar al hombre.”

¡Te cansas! PDF Imprimir Correo electrónico

Estos días escuché a una madre decir a su hijo: "vaya cariño, necesito estudiar eso con calma porque estas aprendiendo y ensayando tantas cosas que no sé como gestionar el espacio en casa". La situación era que el niño pedía comprar algunas cosas a las que luego daría un uso poco convencional. No eran realmente caras, aunque sí que ocuparían espacio.

Pensé que la madre entendía perfectamente que por la edad del niño, lo más importante era la investigación y la creatividad que desarrollaba. Que se preguntaba admirada cuantas cosas aportaría a la sociedad teniendo tantas ideas. Y que lo que le preocupaba era como encontrar el modo de "poner todo eso" en los minúsculos espacios que compartimos para vivir en nuestra sociedad.

Imaginé a madre e hijo encontrando juntos el espacio en casa. Decidiendo qué cosas ya no iba a usar, buscando el lugar dónde darían uso a las cosas que ya había usado y se había terminado la creatividad asociada con ellas. Suspiré llena de alegría con una relación tan cercana y humana, solo que...

Sólo que lo que vi no fue exactamente así, sino que fue más bien un "¡otra vez a comprar!" ¡otro trasto para arrimar en casa!. ¡De todo lo que compras te aburres! ¡Todo lo dejas a medias! Recordé lo que me decían de niña, "aprendiz de todo oficial de nada" Me ha costado años deshacerme de esa etiqueta y usar todo lo que hice en mi vida. Puedo hacer un maquillaje mientras escucho activamente a la persona que está a mi lado. Y probé todo lo que pensaba que podría ser mi camino en la vida, hasta descubrir el verdadero.

Si nuestra creencia es que los niños y niñas desperdician los recursos, posiblemente actuemos diciendo que de todo se cansa y que no sabe valorar. Aunque tal vez los que no sabemos valorar seamos los adultos. Mientras que si creemos y confiamos en la capacidad de las personas con edad por debajo de los 18 años, tal vez actuemos como la madre de mi imaginación. Aún no he conocido una que actúe así, pero como dije el otro día a una amiga: "sé que vivo en el mundo de las infinitas probabilidades, no me rindo en mi intensión de encontrarla".

Teresa García

Psicóloga Clínica.

 

 
La interpretación PDF Imprimir Correo electrónico

Estoy cada día con mi hija y descubro de nuevo el mundo a través de sus ojos. Ahora está encantada con las espías, me recuerda mucho a como yo era. En mi época ponían por televisión "Comando G" y "se ha escrito un crimen". Ella ve las  "totally spyes" y a veces el inspector Gadget, si, alguno también estaba en mi época. Ahora han aparecido los youtubers, son personas que se graban mientras juegan a diversos juegos. Con ella he descubierto este nuevo mundo y también que hay personas que viven de eso. Paso muchas horas a su lado, tantas que a veces siento pena por mi marido, su padre. Está perdiendose redescubrir la vida al lado de su hija.

Llego a la noche cansada y casi sin fuerzas, pero con una sonrisa en los labios, deseando contarle a su padre todo lo que se ha perdido en ese día. Mientras lo cuento él me abraza feliz, porque al menos con mis palabras conoce un poquito de aquello que mi hija y yo vivimos cada día. De alguna forma le hacemos participar en la vida de familia y le transmitimos el disfrute que juntas tenemos.

 

 

Éste es uno de los modos de vivir el hecho de que por las circunstancias de esta cultura, por las familiares, por infinitos motivos no permite compartir en familia, en tribu, como lo hacían nuestros antepasados y como ahora lo hacen las pocas tribus que aún conviven con nuestra loca civilización.

Pero otro modo de contar este cuento, es lo difícil que es hacer cualquier cosa, tener tiempo para nosotr@s mismos. Y cuando llega el padre/madre, depende de quién esté más tiempo en casa encuentra la misma historia, pero contada de otra forma. Estoy agotad@ de estar con los peques. No puedo más, todo el día peleando, y además con esos vídeos de youtubers que además de difíciles de entender, sólo dicen palabrotas. Además cuando se aburren sólo quieren jugar conmigo, y yo nervios@ por todas las tareas que tengo pendientes. ¡Claro, como tú estas fuera todo el día no sabes lo que es! ¡Seguro que no aguantarías ni una hora!

 

El hecho no cambia, sí la interpretación. Lógicamente es más probable que con la primera la persona que llega más tarde a casa sienta hasta envidia, y sano deseo de estar con su descendencia en el primer momento libre de trabajo que le quede. Mas en la segunda no le apetezca conocer y compartir.

 

En el fondo de todo una creencia que como ya he dicho en otras ocasiones se convierte en las gafas que pinta del color de sus cristales la realidad. Si has escuchado muchas veces que con los niños no se puede hacer nada, la frustración estará en los cristales con los que percibes a tus peques. Mientras que si la creencia es que los niñ@s son personas maravillosas que nos muestran a través de sus ojos una realidad llena de vida, pues probablemente seas de las personas que cuentan la primera historia. Los hechos no cambian, la percepción si, ¿cuál te conviene tener?

 

Teresa García.

Psicóloga clínica.

 

 
Querida Valentina PDF Imprimir Correo electrónico

En estos días escuchaba una entrevista antigua de Pepe Mujica, si el presidente de Uruguay, querido por unos y odiado por otros. Yo no entraré en el estilo de política que hace, sino en una frase que particularmente, como mujer y como psicóloga, me llegó al "alma". Dijo: "No puedo estar de acuerdo con el aborto, pero hay mujeres que se ven solas frente a esa realidad y van a abortar. Es algo doloroso y que harán en las peores condiciones si el aborto está prohibido."

No es la primera vez y probablemente no será la última que ayude a una mujer que ha abortado a hacer su duelo. No creo realmente en el aborto voluntario, porque cuando la persona decide abortar existen miles de condicionantes a los que no puede o no sabe como hacer frente. Una de estas personas, después de un año de terapia ha escrito una carta a Valentina, la hija que no tuvo. Tengo permiso de ella para reproducir aquí su carta y para decir que si alguien que esté en la misma situación quiere hablar con ella, me de por mail sus datos y las pondría en contacto. Llamaremos "Sarah" a la madre y "Valentina" a la niña.

 

Querida Valentina:

Hace ya más de ocho meses que no estás aquí con nosotros, pero te recuerdo cada día, no hay momento ni lugar en el que no te recuerde ni te piense.

Te escribo esto para agradecerte esa madurez que me has proporcionado, por esa confianza y esa fuerza que llevaba años perdida y que gracias a ti he recuperado y a la vez encontrado, ya que nunca me vi capaz de quererte tanto.

Quiero decirte, también, que nunca tomé la decisión de no tenerte egoístamente, siendo sincera fue lo mejor para ti y para nosotros (papá y mamá). Nosotros, como pareja, no estábamos bien, pasábamos por un momento muy decisivo en nuestra relación y aún teniéndote en mi vientre la cosa no mejoraba y no quería darte un futuro incierto respecto a mamá y papá. No sabía si seguiríamos juntos y darte eso, no tener la oportunidad de tener una familia unida me rompía el corazón. Por otra parte, ninguno de los dos estábamos preparados para tenerte, no éramos maduros y no teníamos nada que darte. Valentina, nunca fuiste el problema, has sido la solución. Yo no era feliz, no estaba a gusto conmigo por no haber conseguido nada de lo que me había propuesto, por ver como mi vida se me escapaba y yo no hacía nada. No era el momento de ser madre, era el momento de cambiar.

El día que supe que estaba embarazada mi vida cambió, yo cambié, todo cambió. Me hiciste feliz, sonreía sin motivos, me hiciste feliz, tenerte aquí dentro de mi hizo que despertara, hizo que pusiera punto y final a esa Sarah inmadura, triste y abandonada. Me abriste los ojos, despertaste algo en mí que sólo tú has sido capaz de hacer, mi hija.

Tú has logrado lo que nadie jamás ha conseguido en mi. Ahora cumplo mis objetivos y soy feliz conmigo, he querido cambiar y lo he conseguido. Has sido mi inspiración, mi motivación. Me ha costado superar perderte, pero he conseguido superarlo, he superado haber tomado la decisión de no tenerte, no la de perderte, de esto último he aprendido a vivir con ello.

Lo que siento por ti supera el amor, la ilusión. Tu recuerdo, tu nombre, todo ello es algo muy fuerte, no sé como se describe ni si existen palabras, pero recordarte es sentirte aquí conmigo, verte a mi lado, es sonreír, es quererte. Te quiero como jamás podré querer a alguien, siento que tú eres lo mejor de mi. Cuando te imagino veo que sonríes y mi cuerpo siente el mismo cosquilleo que cuando tu padre me abraza, es como si tu me abrazaras y me encanta sentir tus abrazos. Creo que te pareces demasiado a papá, y no sabes lo que me alegra, porque eres lo más parecida a papá en mi mente y eso me hace feliz, tienes todo lo que me enamoró de él y eso te hace todavía más especial.

¿Sabes? siempre me pregunté porqué nos elegiste a nosotros pudiendo haber nacido y estar aquí, pero con el tiempo he ido resolviendo la cuestión y creo que es porque viste en nosotros lo que nosotros mismos no veíamos: mucho amor, mucho potencial, sueños e ilusiones, viste a dos personas maravillosas, las cualis ni ellos mismo sabían. Tú quisiste ayudarnos y no te importó la consecuencia, dista la vida por nosotros, me quieres, nos quieres y por eso estoy cambiando, por mi y para que te sientas orgullosa de tu madre.

Por fin las cosas a tu padre y a mi nos van bien, estamos super a gusto juntos, nunca me lo habría imaginado así, es perfecto. Siempre quiere verme feliz y hace todo lo posible por hacerme sonreír, es un payaso, ahora mismo me estoy riendo pensando en él. Tu padre es una persona increíble, aunque supongo que ya lo sabes. A él no le gusta hablar de sus cosas, es muy reservado, pero hablar de las cosas que le produce tristeza ni con el alcohol. Aunque no hable mucho de ti ni le guste sacar el tema, él te quiere muichísimo y te echa de menos. Él se pone en mi barriga a preguntar si hay alguien y a decir hola, yo creo que no es porque quiera otro bebé, es porque te quiere a ti y le gustaría que estuvieras aquí, en mi vientre. Él ha cambiado muchísimo, tiene muy claro lo que quiere hacer y tener en su día a día y en su futuro. Está enamorado, nunca lo había visto así, tan feliz y tan seguro de sí y tú tienes mucho que ver, solo le faltan los papeles y ya estará del todo feliz. Tu padre contigo aquí hubiera sido el mejor padre del mundo, es tan tontorrón que no pararías de reírte y de querer estar con él, a mi me pasa siempre. Estoy segurísima que te parecerías muchísimo. Te quiere tanto como yo, pero no tenerte le duele, yo creo que todavía le cuesta un poco, pero estoy segura de que siempre piensa en ti y en como sería tenerte. Necesita escuchar o sentir un te quiero tuyo, creo que se culpa de esto en parte, no lo sé, tendría que preguntarle, pero sí es una persona única y personas como él no existen, me siento afortunada.

Desde hace un tiempo para acá he perdido ese deseo de ser madre otra vez, no sé si es porque ahora estoy centrada en mi y en tu padre y creo que ahora necesito otras preocupaciones y prioridades, o esto me ha marcado tanto que siento que no seré una buena madre. Yo espero que sea lo primero y que quieras tener hermanos, me veo con una familia, pero no estás tú presente y eso me desgana, pero debo seguir adelante porque sino me quedaría en el pasado y eso no es madurar. Lo que sé es que quiero seguir sonriendo junto a tu padre hasta el día que me reúna contigo.

Valentina, me has hecho muy feliz y me haces muy feliz, muy pocas personas sienten esto como yo lo siento y me alegra ser una de ellas. Quería hablarte y de la única manera que mejor se me da es esta. No te hemos olvidado ni lo vamos a hacer, eres nuestra hija y eso nunca va a cambiar. Ya sabes que todos mis logros te los dedicaré siempre.

Para nosotros tu cumple es un 5 de abril, fue el día que te recordé y no lloré sino que sonreí, ese día sentí algo muy especial en mi y por fin empecé a encarrilar mi vida. Decidimos celebrarlo siempre de una forma divertida para recordarte y que vieras que lo hacemos como una de las mejores, por no decir la mejor, que nos ha pasado.

Por último, darte las gracias por elegirnos a nosotros, por confiar en nosotros y por ser tus padres. Solo nos has dado positividad y en el cambio que ha dado tu padre tú tienes mucho que ver. Me encantaría escuharle decir todo lo que le has supuesto aunque me lo intuya, pero todo es tiempo, tu padre está cambiando al igual que yo, algún día seré su apoyo como él lo es para mí, me hace mucha ilusión. Ahora solo nos llegarán cosas buenas, soy muy feliz junto a él ya que tú eres una parte de él y él de ti y tenerle a él es tenerte a ti. Te quiero mucho. Esto no es una despedida, escribirte me acerca más a ti y te hace más presente. TE echo mucho de menos y espero que jamás te sientas fallada ni olvidada por nosotros. Eres un regalo del cielo, lo mejor que la vida jamás ha podido ofrecerme. Soy muy feliz y no lo hubiera conseguido sin ti.

 

Por siempre tuya, mamá.

 
Carta a Theo PDF Imprimir Correo electrónico

Intentar autoconvencerte de que ese niño que no tuviste por las circunstancias de tu vida,
no te duele, no le querías. Un Intento que no da los frutos esperados y que sólo sirve 
para ocultar las lágrimas que la pérdida de un hijo trae. Dicen las estadísticas que un 
porcentaje muy alto de madres que abortan "voluntariamente" quedan con depresión...
Yo me pregunto si ocultar este dolor no tendrá algo que ver... Aquí esta la carta de otra 
mamá que llamaremos "Josefa" a su hijo, que llamaremos "Theo":





Theo, mi niño chiquitito, mi niño soñado, mi segundo embarazo, mi segundo niño.

Lo siento, siento no haber estado preparada, no en ese momento, no podía, tu padre
sabes que no hubiera estado ahí, sabes que él estaba casado y no iba a reconocerte,
yo no podía enfrentarme a eso, otro hijo yo sola, no podía, con un bebé en brazos de
8 meses no soportaría otro abandono y otro niño sin padre.

Lo siento, siento no haber tenido la fuerza que tuve para tener a tu hermano, igual
para tenerte a ti, no era mi momento, ¿lo entiendes verdad?

Theo, nunca te nombré, quise hacer como que nunca exististe, lo siento mi niñito,
era por supervivencia, por no perder la cordura, hace ya 10 años que te fuiste y aún
recuerdo tu latir y me duele...

Fuimos a la farmacia, allí mismo me hice la prueba y confirmó mis sospechas, ahí
estabas, salimos de la farmacia y caminamos a la siguiente manzana para pedir cita
para que te fueras, no quería tiempo para pensar, no quería verte, oírte, sentirte,
quería que todo pasara rápido, lo hubiera hecho en aquel mismo instante si me
hubieran dejado, pero tuve que esperar dos semanas, no se recomendaba hacerlo antes,
además me derivaron a mi ginecólogo primero.

Salí de la cita y lo abracé y me rechazó el abrazo, me empujó y me dijo "¿eso fue lo
mismo que hiciste con el otro cuando te quedaste embarazada por primera vez no?",
ohhhhh una punzada en el corazón, una puñalada y a la vez confirmaba que no podía
tenerte, no podía tener un hijo de alguien así, en un momento tan doloroso ¿y eso es
en lo que piensa tu padre?, estaba loco...

Llegó la cita con el ginecólogo, le lloré, yo no quería, yo tenía el DIU puesto, no
tenía que haber pasado... Me miraron y ahí estabas, chiquitito pero tan tú, con el
corazón a mil, eras VIDA y lloré mares de lágrimas, todas las que no habían salido
hasta ese momento... Intentaron quitarme el DIU pero no pudieron, el ginecólogo lo
intentó pero le dió miedo hacerte daño, a mi me pareció una ironía, yo no lo quiero
señor ginecólogo, por qué se preocupa en no hacerle daño, quíteme el DIU, pero no lo
hizo...

Llegaron las dudas, claro que si, flaqueaba por momentos, yo nunca pensé que haría
algo así, yo abortando, no podía estar pasándome esto, pero no podía tener una vida
con esa persona, no podía sin tener independencia económica, otra carga para mi
familia, y mi futuro, ¿tan joven con dos niños de padres diferentes y dos
abandonos?, no podía asumir eso, no podía, quiero que lo entiendas mi chiquitito...

Llegó el día, fue doloroso, fue doloroso pero se acabó, te olvidé, te intenté
olvidar ese día y enterrarte sin duelo y aquí estoy llorándote diez años después, lo
siento chiquitito, lo siento tanto.

Todavía no puedo asimilar que lo hice, no puedo verbalizar que yo si te quería, he
vivido todos estos años autoconvenciéndome que no dolía, que fue como si no hubiera
pasado nada, y si pasó, si estuviste en mi vientre, si te perdí, lo siento, lo
siento.

Ahora quiero pasar este duelo, por eso necesitaba nombrarte, mi Theo, rey de los
Dioses.

Nunca te lo había dicho, TE QUIERO THEO
 
La Condena PDF Imprimir Correo electrónico

Desde que el mundo es mundo las leyes han servido para condenar y castigar. Lejos está nuestra cultura de aquella tribu que acoge a la persona que comete un error contándole las maravillas que había hecho hasta ese momento. Circula por internet como hecho aunque no encuentro muestras de que sea cierto o falso.

Nosotros también somos una tribu y tenemos nuestras costumbres. Cuando alguien comete un error usamos los castigos, y además estamos "prevenidos" porque la convicción de que alguien puede dañarnos es bastante alta. Sabemos que para actuar con calma y armonía es indispensable sentirla, y que un castigo solo tiene capacidad para generar dolor y sufrimiento, pero aún así no estamos dispuestos a renunciar al castigo.

Los y las estudiantes de derecho descubren que prácticamente todas nuestras leyes parten de una "ley anterior" llamada la biblia. Así que aunque decidas ser ateo la religión está influyendo en las creencias que tienes a través de nuestro sistema de vida. Y una vez sentado esto, hablemos del cuarto mandamiento, que está en la base de las relaciones entre padres-madres/hijos-hijas: "honrarás a tu padre y a tu madre".

Hasta ahora he analizado este mandamiento acorde al modo en que lo hace Alice Miller (toda una inspiración para mi) Ella da explicación al cuarto mandamiento desde la perspectiva de los niños y de cómo afecta eso en la vida adulta. Dice que dicho mandamiento impide que incluso como adultos cuestionemos el modo de actuar de nuestros padres. Y puede que tenga razón y que eso esté grabado en el campo mórfico de nuestra tribu (para no decir inconsciente colectivo). Algo que percibimos pero no conocemos aún el modo en que accedemos a esa información. Valga como ejemplo de campo mórfico algo a lo que los investigadores están acostumbrados, que sucede cuando una rata "aprende un laberinto", que la especie de otros continentes también lo consigue aunque no lo haya entrenado o lo haya entrenado menos tiempo.

El dichoso "honrarás..." supone además una condena a todas las personas, ya que genera que los padres y madres tengan muy dificultado tener una verdadera conexión con sus hijos e hijas. Esto implica que sufres como niño-niña y piensas que cuando crezcas todo cambiará, pero realmente no sucede así, sino que comienzas a proyectar tu dolor a diestro y siniestro. Cuando deciden (que no todas las personas lo deciden) tener hijos, necesitan mantenerse en una posición que les impide ser felices. Para cumplir el mandamiento, la ley, han de ser honrados por fuerza. Y aunque los hijos e hijas en edad infantil (aunque tengan 40 años) honran a sus padres y no saben hacer otra cosa que honrarles, tratan de "obligarles" a cumplir "la ley".

Tal vez olvidaron incluir que honrar a los padres no excluye que los padres honren a los hijos. Vamos que dar cariño a los hijos es el modo más directo y efectivo de cumplir la "ley", valga la redundancia. Olvidaron que por cada error que cometes es seguro que existen miles y miles de cosas en las que no has errado, independientemente de que seas padre-madre o hijo-hija. Si bien es cierto que se ha minusvalorado y por desgracia aún se minusvalora la infancia, no es menos cierto que el castigo no funciona (y el premio es otro modo de castigo) independientemente de la edad que tenga el castigado. Como persona conviene liberar el dolor de lo que hayas sufrido, mas no castigar a la persona que supuestamente te ha proferido el daño, simplemente porque no funciona. Me pregunto qué pasaría si cuando alguien golpea a otra persona, nos dedicamos a contarle todas las cosas que ha hecho que han ayudado a que seamos mejores. Me pregunto si el golpeador podría mantener su agresividad por mucho tiempo después de escuchar todo eso. Y me pregunto si el agredido podría mantener su odio...

Hablo de admitir el dolor, la rabia, la ira, la pena, expresarlas libremente, pero caminar aún más allá de ellas. No de ocultar o reprimir los errores, sino de vivirlos plenamente y aprender de ellos, pero sobre todo poner atención no sólo en el error, sino en todo el conjunto que es una vida.

Teresa García

Psicóloga clínica.

 

 

 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Siguiente > Fin >>

Página 1 de 15

Facebook de SinCastigos

To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information